Cómo acercar la política local a los millennials

Cómo acercar la política local a los millennials

Los millennials, la generación conocida por ser la más rupturista, han transformado de manera evidente la relación con la política. Son aquellos que nacieron entre 1981 y 1995, se les conoce como millennials porque alcanzaron la mayoría de edad con la entrada del milenio. A día de hoy, suponen un 30% de la población mayor de edad, y por tanto, con derecho a voto. Además, según diversos informes globales, para el año 2025 supondrán el 75% de la fuerza laboral. ¿Cómo debe adaptarse la política al nuevo entorno al que nos dirigimos?

Desgranando a los millennials

Existen numerosos estudios y análisis sobre los millennials. Sin ir más lejos, el asesor y consultor político Antoni Gutierrez-Rubí, desgranaba en La generación Millennial y la nueva política, algunos de sus aspectos más característicos (de gran utilidad para las administraciones públicas).

Por ejemplo, se trata de una generación en red. Los millennials se comunican a través de WhatsApp, se informan con Twitter, mantienen sus amistades en Facebook o Instagram, buscan trabajo en LinkedIn y su canal favorito es YouTube.

Además, como comentábamos, tienen otra forma de entender la política; pero también la economía y la sociedad. Está demostrado que poseen mayor conciencia y sensibilidad con el medio ambiente. Lo pudimos comprobar durante las últimas manifestaciones contra el cambio climático, en las que miles de estudiantes, a nivel mundial, salieron a las calles bajo el lema “Sin planeta no hay futuro”.

Los millennials no son simples receptores, recordemos que han crecido con las nuevas tecnologías de la comunicación. Buscan una mayor participación en la política. Citando a Antoni Gutierrez “No se conformarán con ser meros receptores pasivos de decisiones, querrán participar de ellas”.

Cómo mejorar la satisfacción de los millennials con los servicios municipales.

Llevar a cabo las iniciativas necesarias para mejorar la satisfacción de los millennials es posible teniendo en cuenta su opinión. En CITIX preguntamos diariamente a los españoles sobre los servicios municipales. Hemos extraído, de las valoraciones obtenidas durante 2018, las de aquellos ciudadanos de entre 24 – 38 años, así conseguimos una radiografía de la satisfacción de los millennials con cada uno de los servicios municipales. De este modo sabremos dónde actuar y cómo. Algunos ejemplos:

Mayor transparencia

Según el artículo “Los millennials y la política” de El País (que basas sus datos en el estudio The Millennial Dialogue); lo que más preocupa a los jóvenes de entre 18 – 24 años es la corrupción y el fraude. En CITIX éste dato se refleja a través del índice de transparencia. Según nuestros resultados, los españoles (de entre 18 y 29 años), aprueban “raspando” la transparencia en sus ayuntamientos, con una media de 5,71.

Mayor participación

La participación es clave. Según los resultados CITIX, en 2018, sólo el 35% de los jóvenes de entre 18 y 29 años, opina que sus ayuntamientos facilitan la participación ciudadana. Ofrecer una mayor participación, y sobretodo, hacerles sentir que su opinión se tiene en cuenta, puede ayudar a mejorar la relación.

Mayor sensibilidad hacia temas sociales

Sabemos que están más preocupados por el medio ambiente que la generación anterior. ¿Cómo valoran la gestión de medio ambiente en su ciudad? ¿Creen que se necesita mejorar, por ejemplo, el reciclaje? ¿Qué hay de las zonas verdes? ¿Cómo valoran la gestión del tráfico? Todas estas preguntas tienen respuesta en CITIX. 

Análisis continuo

Otra de las características comunes en los millennials es que cambian de opinión con facilidad. Y aquí la necesidad de realizar un estudio continuado, que nos permita medir en tiempo real las políticas públicas.

La política debe adaptarse a ésta nueva generación. Establecer nuevos modelos que permitan mejorar la relación entre política-millennials.

Conocer qué se opina en tu ayuntamiento tiene multitud de ventajas. En los tiempos que corren, los ciudadanos (en concreto los millennials) exigen mejorar su calidad de vida y satisfacción con los servicios que prestan sus ayuntamientos y las administraciones públicas han de adaptarse a las nuevas exigencias. Como siempre se ha dicho, y con razón, la información es poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *